Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /domains/archivosdelarepresion.org/DEFAULT/wp-includes/post-template.php on line 293
 In General

Aicela Fernández Zamora, integrante del Comité Eureka!

Mi nombre es Aicela Fernández Zamora soy hermana de Abelardo Valentín Fernández Zamora, quien fue secuestrado y desaparecido el 30 de septiembre de 1978.

Agradezco a Artículo 19 por esta invitación.

Archivos de la represión es un nombre preciso, porque denota de manera inmediata su contenido, cuando se abren los archivos, Puede uno percatarse de la minuciosidad con que ha operado el Estado mexicano, para perseguir a líderes, activistas, organizaciones sociales, políticas y hasta funcionarios públicos.

Al navegar en los Archivos se percibe cómo opera el gobierno mediante sus agencias: Dirección Federal de Seguridad (DFS), Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), Secretaría de la Defensa Nacional.

Archivos de la represión también es una fuente para la investigación, estos archivos son útiles para la sociedad que tiene derecho a la verdad, a la búsqueda de justicia y a construir la memoria colectiva para arribar a una sociedad más justa.

Indagar cuatro décadas de 1940 a 1980 es un trabajo arduo, intenso, pues en ese periodo se llevan a cabo innumerables movimientos sociales, muchos de ellos reprimidos hasta el exterminio, el Estado utilizó la represión selectiva y masiva como la detención arbitraria, encarcelamientos, allanamientos, el asesinato y la desaparición forzada.

La siguiente lista, sin duda incompleta, da cuenta de la represión:  por ejemplo, el asesinato de Rubén Jaramillo, más acá en los setentas el asesinato de Misael Núñez Acosta del magisterio, la represión al movimiento ferrocarrilero y el encarcelamiento de sus líderes, la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968, y la del 10 de junio del 1971. La represión a los movimientos armados; liga comunista 23 de septiembre, la guerrilla de lucio Cabañas, Genaro Vázquez Rojas, Carmelo Cortés entre muchos otros.

En el contexto internacional en la década de los setenta, América Latina vive una de las etapas más cuestionables, por las políticas represivas que llevan a cabo las dictaduras militares que gobiernan en el Centro y el Sur de América, mismas que son apoyadas por el imperialismo norteamericano. Son largas las listas de exiliados políticos, presos y desaparecidos que juntos en toda América Latina suman miles, sólo en Argentina se habla de 30 000 desaparecidos. México no tiene una dictadura militar, pero también padece esa misma política represiva parecida a la de los gobiernos militares.

Archivos de la represión para artículo 19 “es una parte de la historia”, y eso es cierto, porque seguramente existen otros archivos en la clandestinidad del Estado donde se dan las órdenes de detención, represión, tortura y desaparición, archivos que aún no están a la vista, lo que si está a la vista es nuestra historia y nuestra lucha que ha durado décadas y nuestra verdad,  la realidad que nos dice que en México hay cientos de desaparecidos políticos, disidentes del gobierno del PRI y del PAN. y que involucra a las agencias gubernamentales ya mencionadas.

La desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad, que se comete por el Estado, es el castigo más cruel y despiadado que implica persecución, detención, tortura y la desaparición de la persona, la desaparición forzada se realiza para aterrar y quebrantar a los movimientos sociales, es un acto que nos lleva a decir que en México existe terrorismo de Estado. Pero además es una práctica que sigue aplicándose el ejemplo mas reciente es la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

En México no existe un numero exacto de los desaparecidos políticos, pero se sabe que son cientos de personas, solo de la época de la llamada guerra sucia el comité Eureka llegó a documentar alrededor de 700. Dentro de estos desparecidos está el caso de Valentín Fernández Zamora, mi hermano

Valentín durante su infancia vivió en Tecamachalco, Puebla. donde estudio hasta la secundaria. Se fue a Coacalco, Estado de México cuando tenía 16 años, con mi hermano mayor Gustavo Fernández Zamora, ahí buscó un trabajo, luego decidió independizarse y entró a estudiar a la Preparatoria Popular Tacuba. Después Ingresó a la Escuela Nacional de Antropología e Historia,  y luego se inició como docente de la preparatoria Popular Tacuba.

Durante la mayor parte de este tiempo vivió en la “Casa de Estudiantes de Puebla acá en la Ciudad de Mexico. Ubicada en Ricarte No. 580 Colonia Lindavista. En el Distrito Federal, llegaron a existir alrededor de 250 casas de estudiantes, algunas de ellas conformaron el Consejo Nacional de Casas de Estudiantes de Provincia (CNCEP) que agrupó a 43 casas de estudiantes democráticas, entre las cuales estaban: la casa de Sinaloa , Sonora, Colima, Baja California Norte, baja california Sur, Zacatecas,  Nuevo León, Morelos femenil, Morelos varonil, Oaxaca 1 Oaxaca 2, casa de estudiantes nacional femenil, casa de estudiantes Nacional varonil, casa de estudiantes de Campeche, casa de estudiantes de Puebla entre otras.

La organización de las casas se da en torno a la lucha por subsidio y alimentación, Valentín fue uno de los dirigentes de esta lucha, además de ser dirigente del consejo nacional de casas de estudiantes de provincia CNCEP. Las casas de estudiantes se caracterizaron por impulsar políticas democráticas y por vincularse a los movimientos obreros y campesinos en diferentes partes del país. Pues el contexto en el que se forman las casas de estudiantes existe una efervescencia política.

En 1976 nuestro país afronta una de las crisis más profundas, en 1977 estallaron 399 huelgas y para 1978 se instalan 512. La crisis económica, trajo consigo la reducción del poder adquisitivo de los salarios, producto de la inflación, con ello se avivaron las protestas de los obreros, quienes en este periodo acrecentaron sus luchas mediante prolongadas huelgas, exigiendo reivindicaciones económicas y una representación auténtica de sus dirigentes.

Los estudiantes de las casas brindaron apoyo con alimentos y asistiendo a las guardias a las huelgas como por ejemplo Acermex, Nemoglass, Spencer entre otras.

En el estado de puebla se llevan a cabo movimiento campesinos y populares, en el norte y sur del estado destacando organizaciones como las Unión Campesina Independiente y en la ciudad de Puebla la Unión Popular de Vendedores Ambulantes, (UPVA) organizaciones con las cuales participaba la casa de estudiante Puebla.

Valentín salió de la casa de estudiantes de Puebla, pero continuaba participando en la lucha junto con otros de sus compañeros. En el mes de febrero de 1978 comienza el retiro de todo tipo de apoyo por el gobierno las casas de estudiantes, por lo que su lucha se intensifica, realizando marchas, mítines, pintas, volanteos y boteos,  pero el gobierno responde con represión. por medio de los granaderos, policía motorizada, montada, agentes vestidos de civil, disolviendo marchas y mítines.

La SEP ofreció becas de $2500.00 a cambio del subsidio y de los víveres que entrega las casas de estudiantes. ante lo cual los estudiantes se resistieron, pero al final se tuvo que aceptar esta propuesta, pero ello no impidió la represión. las casas de estudiantes tenían vigilancia permanente con camiones de granaderos, y policía vestidos de civil que amedrentaban a los estudiantes.

El día 5 de septiembre de 1978 la brigada blanca detiene y desaparece a Rufino Guzmán González, miembro de la casa de estudiantes de Puebla, tres días después es detenido y desaparecido Juan Chávez Hoyos, y el 30 de septiembre de 1978 es desaparecido mi hermano Abelardo Valentín Fernández Zamora. A todas luces estas desapariciones están relacionadas por su participación en el movimiento social. Valentín ya no vivía en la casa de estudiantes, sin embargo, se observa un estrecho vínculo en la desaparición forzada de los tres.

Yo viví en la casa de estudiantes de Puebla en 1978, conocí a Juan Chávez Hoyos, Juan era estudiante del CCH Vallejo de la UNAM, Rufino Guzmán González estudiaba en el IPN, y Valentín estudiaba antropología, en el INAH, pero para cuando Valentín es desaparecido ya es profesor de la Preparatoria Popular Tacuba (que también tiene estudiantes y maestros desaparecidos).

Dos años después es liberado Rufino Guzmán Gonzáles quien estuvo detenido en el campo militar número 1 ahí fue torturado una y otra vez hasta desvanecer, recibió tortura psicológicas y física encerrado en la penumbra en un cuarto pequeño donde solo había una taza para hacer del baño y de donde tenía que tomar agua para beber. También existen testimonios de personas que estuvieron desaparecidas y vieron con vida a Juan Chávez Hoyos.

Así pues, podemos decir que la desaparición forzada es parte de un plan orquestado desde altas esferas gubernamentales, para detener al movimiento social y la lucha democrática, para exterminar a los luchadores sociales. La desaparición forzada se realiza con recursos económicos y una estructura organizativa que depende de la secretaría de gobernación y de la presidencia de la república, el Campo militar Número 1, está a cargo del ejército y el ejecutivo federal de acuerdo con la constitución funge como jefe de las fuerzas armadas, la brigada blanca es parte de la estructura para la represión y es la responsable de realizar las desapariciones forzadas en México. Para los autores intelectuales y materiales pedimos: JUICIO Y CASTIGO

¡VIVOS LOS LLEVARON Y VIVOS LOS QUEREMOS!

21 de noviembre de 2018